La bicicleta “raleigh” de Oviedo   11 comments


Un poco de historia. En el antiguo Egipto, pusieron a circular una máquina rudimentaria, formada Bicicleta de Oviedopor dos ruedas, unidas por una barra y propulsada por los pies; los antiguos de China presentaron su competencia o modelo muy parecido al egipcio, con la gran diferencia que sus ruedas estaban hechas de puro bambú.

Más tarde, apareció el descubrimiento de Leonardo Da Vinci, italiano, famoso pintor, escultor, dibujante, ingeniero e inventor. En la Biblioteca Ambrosiana, en Milán, Italia, en un apartado de la obra titulada “Código Atlanticus”, que conserva dibujos entre 1478-1518, apareció el esquema de una bicicleta, sin juego de dirección, con pedales, cadena y desmultiplicación, el guardabarros servía de sillín… un dibujo confeccionado por las manos mágicas de este señor.

Así, Da Vinci, es considerado el inventor de esta popular máquina.

En Europa fue introducida eRaleighn el siglo XIX, causando un fuerte impacto cultural e industrial. Hoy, es un medio de transporte muy saludable, contribuye a la buena marcha de la ecología, al ejercicio físico, sostenible, económico y especial para la recreación y el deporte.

Su uso es generalizado en casi toda Europa, aquí, Holanda, Suiza, Alemania, en algunas zonas de Polonia y en los países escandinavos, es uno de los principales medios de transporte; en el Continente Asia, especialmente en China y La India, es el principal.

No importa en este momento quiénes fueron los inventores; lo destacable en esta historia, es el recuerdo que nos trae un ejemplar de este vehículo, cómo llegó y a la fecha se mantiene aún “nuevecito” en nuestra comunidad Concepción El Llano de Alajuela, Costa Rica, a la vista de todos, propiedad de don Fernando Oviedo.

La pintura, piezas, limpia como un ajo,  la bicicleta inglesa marca “Raleigh” es auténtica, original, la adquirió este trabajador en la agencia o venta de bicicletas en el año mil novecientos cincuenta y seis (1956), en un negocio comercial ubicado en Alajuela. Hoy, la mantiene intacta, sin más ni menos piezas, ni reconstruidas, simplemente como salida de la fábrica, allá en Inglaterra.

Su trabajo de fontanero, le exigió un vehículo para el transporte diario, eligiendo este vital instrumento. Hizo los cálculos económicos y no lo pensó mucho para extraer de su bolsillo, doscientos cincuenta colones (250 colones) para adquirirla de contado. Pasó a ser dueño de tan fuerte, valiosa y útil máquina.

En esos tiempos, era exigido inscribirla ante el Departamento del Tránsito. Aquí se le extendía un documento escrito con todos los datos aportados y, a cambio, la placa metálica, renovable cada año por un valor de setecientos cincuenta colones (750 colones).

Por cumplir con todos los trámites legales, automáticamente se le asignaba el “derecho de circulación”; de otra forma era prohibido estos aparatos en nuestras calles. Además, debía portar la iluminación correcta para uso nocturno.

Todos estos requisitos servían para proteger la bicicleta y a su conductor, en casos de accidentes o robos, no muy usuales hace varias décadas.

Contrario al privilegio de tener una bicicleta propia, existía otra clase de usuarios, o sea, los que no tenían el dinero para comprar un ejemplar como el de Oviedo u otras marcas de menor calidad y precio. Para estos usuarios – generalmente estudiantes, limpiabotas y otros trabajadores – existían algunos establecimientos caseros dedicados al “Alquiler de bicicletas por horas”.

Muy en nuestra mente está don Miguel “Chino” González. En su casa tenía a disposición una pieza o garage para estos vehículos, por allá de los años mil novecientos sesenta o antes. Por treinta céntimos de colón, teníamos derecho a un cuarto de hora de bicicleta alquilada para hacer los paseos, hacer mandados o distribuir los almuerzos de encargo y otros usos. Generalmente, el alquiler se pactaba por “un cuarto de hora”, según la capacidad económica del cliente.

La gran ventaja – supongamos que el alquiler se hiciera en estos tiempos – era que nadie se dejaba la bicicleta, a excepción de algún caso catalogado como salido de lo normal o podía ser el abuso al tomar más tiempo del convenido. Todo se realizaba por un acuerdo a “pura palabra”, entre el usuario y propietario. Así todos podíamos tener bicicleta, por un rato.

En nuestra comunidad está presente la “adulta mayor” de don Fernando, aún con mucha fuerza y admirada por todos. Nuestro vecino le da sus atenciones y protección, dándonos la oportunidad de volver la imaginación y la memoria hacia tiempos y momentos muy diferentes a los actuales.

Hoy, la identificación metálica número 15108 del año 1968 que porta la bicicleta, fue la última placa y año de funcionamiento de este sistema, para dar espacio a un “plástico o marchamo”, el cual se pegaba en la barra u otra parte visible.

Es una historia presente que podemos tocar, admirar, hacer fotos, viajar sobre ella, es una joya histórica en nuestra comunidad, una historia con más de medio siglo.Placa antigua

(Texto publicado en La Prensa Libre,

Sección Comentarios. 18 nov. 2008).

Publicado noviembre 13, 2008 por José Manuel Morera Cabezas en Historias

11 Respuestas a “La bicicleta “raleigh” de Oviedo

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Gracias a Jelly por sus comentarios a mi trabajo.

    José Manuel Morera Cabezas
  2. buenas
    Le escribo para pedir información sobre su bicicleta, ya que tengo en mi poder una muy parecida del mismo año, sólo que le hace falta algunas piezas que no he podido conseguir. Entonces era para ver si tenia informacion, ahi queda mi correo, espero su respuesta.
    gracias

    jose mario montero quiros
  3. José Mario: Esta bicicleta no es de mi propiedad, pertenece a un vecino. En mi anécdota lo que hago es destacar la existencia de este vehículo tan antiguo y valioso. Don Fernando habita en El Llano de Alajuela. Costado sur de la plaza del mismo nombre. Entiendo que él no tiene repuestos de estos ejemplares. Muchas gracias.

    José Manuel Morera Cabezas
  4. estimado amigo un saludo desde guadalajara mexico y una felicitacion a su amigo por tener este bicicleta de la cual yo tambien tengo una igualita muy original en sus piezas cuiden ese tesoro

    zacarias serrano ramirez
  5. Hola soy de Alajuela, y he tenido la dicha de conocer al señor conocido muy cariñosamente como chino, una gran persona, un señor de más de 90 años y con su memoria intacta,… he tenido largas conversaciones con él, y me ha comentado lo que en este blog dice el alquiler de bicicletas…..me encantan las bicicletas antiguas y he tenido la suerte hace pocos dias de conseguir un tesoro, digo tesoro porque consegui una Rudge de dama aro 28, año 1954 con su pintura original, todas las piezas como salió de fábrica, incluso trae su placa, su inflador, la llave, porque esta bicicleta tiene un seguro en la orquilla….y me la vendio su dueña original una señora de 69 años de Moravia, estoy muy feliz con mi adquisición, es un tesoro, y estoy sumamente agradecida con ella, porque está bici cayo en buenas manos jejjejee, y no me dio la carta de venta porque ella la conserva recuerdo de la firma estampada de su madre……pero que más puedo pedir tengo un tesoro……..

  6. Hola soy de Alajuela, y he tenido la dicha de conocer al señor conocido muy cariñosamente como chino, una gran persona, un señor de más de 90 años y con su memoria intacta,… he tenido largas conversaciones con él, y me ha comentado lo que en este blog dice el alquiler de bicicletas…..me encantan las bicicletas antiguas y he tenido la suerte hace pocos dias de conseguir un tesoro, digo tesoro porque consegui una Rudge de dama aro 28, año 1954 con su pintura original, todas las piezas como salió de fábrica, incluso trae su placa, su inflador, la llave, porque esta bicicleta tiene un seguro en la orquilla….y me la vendio su dueña original una señora de 69 años de Moravia, estoy muy feliz con mi adquisición, es un tesoro, y estoy sumamente agradecida con ella, porque está bici cayo en buenas manos jejjejee, y no me dio la carta de venta porque ella la conserva recuerdo de la firma estampada de su madre……pero que más puedo pedir tengo un tesoro……..

  7. Las bicicleta Raleigh sin duda una de las mejores bicicletas que han resistido el paso del tiempo.
    Yo soy un modesto coleccionista de bicicletas inglesas.
    Felicidades por su historia y al propietario de la bici le digo que tiene en su manos la máquina perfecta.
    Un saludo desde Guadalajara México

  8. Hola mi nombre es Isidro Monge Mora, vivo en Puerto Viejo Sarapiquí Heredia.
    Quiero comentarles que, también yo tengo una máquina de esas, solo que no está como la del señor de El Llano de Alajuela. Por cierto en estos momentos la tengo en un ciclo diagonal a la iglesia de La Agonía en Alajuela, de allí va a salir como nuevecita, pero con algunos cambios.
    Aún y con no ser del todo original, me siento muy orgulloso de mi cleta porque aún con esas pequeñas variaciones sigue siendo un RALEIGH DOBLE BARRA, COLOR NEGRO. Esa cleta estará conmigo hasta mi último día, no la vendo en ningún precio ni la cambio por nada.
    Saludos, bendiciones y muchas felicidades a los que como yo, somos amantes de estas bicicletas que llegaron para quedarse y enriquecer nuestra historia.

    Isidro Monge Mora
    • Muchas gracias, don Isidro Monge Mora, por sacar el ratito y escribir sobre el tema de la bicicleta. Es un privilegio tener una máquina así. Claro, debe conservarla, es parte de nuestra historia. Estas máquinas han sido y son utilizadas como herramientas de trabajo. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: