COMUNIDAD DE EL LLANO DE ALAJUELA Y SU ERMITA HISTÓRICA   Leave a comment


 

Si hace 132 años nació la idea de un puñado de pobladores de Concepción El Llano, en Alajuela, en construir la ermita en el lugar; en el 2013, un grupo de vecinos, también llaneros, al observar el deterioro causado por el transitar de las décadas, la acción de la naturaleza y la mano destructora de algunas personas, se detuvo para formar una nueva organización comunal; esta vez, para evitar más decadencia y deterioro de quien nos sirvió de testigo, por recibir la primera comunión, el agua bautismal, la confirmación, la unión matrimonial y, en muchos casos, sus paredes y pisos llenos de lágrimas y dolor, testigos por el fallecimiento de familiares, amigos y vecinos.

También, la ermita fue testigo de alegres fiestas populares en honor a la Virgen de la Concepción, cada ocho de diciembre; hermosas mascaradas con su inconfundible personaje “el diablo”, velozmente repartiendo “vejiga”, por calles o encaramado a caballo, dejando a su paso el ruido producido por cascabeles en su traje; fútbol puro corazón con bolas de coyunda; juego de pólvora, corridas de toros, procesiones católicas de Semana Santa; inolvidables rosarios cantados por don Luis Alberto Fernández y su tío don Lito Sibaja; el tradicional Huerto del Jueves Santo con olor a verduras, frutas, leña, café, flor de itabo, dulce de tapa; el Nazareno del Viernes Santo, cargando su pesado Madero en forma de Cruz, al son de las matracas y olor a incienso, custodiado por fuertes lanzas y el sonido de los tambores, al encuentro Sagrado con su Madre María; desfile de carretones y muchas otras actividades que hicieron famoso el lugar y sus fiestas, muy visitadas por los alajuelenses y de otras comunidades, incluso, de otros puntos del país.

Indudablemente, aquellos señores y señoras de antes, en 1881, eran campesinos, albañiles, boyeros, zapateros, costureras, amas de casa, llenos de fe y solidaridad, aunque con muchas limitaciones económicas, lucharon por tener un rinconcito de paz y oración, con la presencia de la Virgen Inmaculada Concepción y sus alrededores aptos para cultivar maíz, yuca, plátanos, ayotes, chayotes y todo lo necesario para la verdadera alimentación; jardines, agua bendita, paredes de adobes y bahareques encalados y techo con lindo entejado de barro. Así, nació la ermita de El Llano.

Reconocemos el valor, la entrega, el sacrificio de nuestros compatriotas por conquistar sus sueños y hacerlos realidad, convirtiendo uno de ellos en el hermoso templo católico. Los habitantes de hoy, luchamos por mantener en pie, el trabajo, la obra, ¡el sueño y realidad de nuestros abuelos!

La Junta pro restauración-administración de la Ermita de El Llano de Alajuela, conformada por varios miembros de la comunidad y el apoyo de la Junta de Desarrollo Integral de la localidad, se dieron a la tarea en rescatar y restaurar esta edificación centenaria. Después de más de dos décadas en abandono, el pueblo, en comunicación con la administración de la Iglesia, ésta, dio la autorización por 5 años al grupo vecinal. Participamos en el concurso anual del Centro Patrimonial del Ministerio de Cultura, en el 2013, donde obtuvo el premio la provincia de Limón, representada en el edificio de Capitanía de Puerto.

Por no haber obtenido el premio, que sería empleado en la restauración, el ánimo decayó bastante, pero seguimos insistiendo con Patrimonio Cultural, quien de inmediato nos dio el apoyo contundente para nuestros fines.

Hoy, la Ermita, patrimonio arquitectónico y cultural, luce sus mejores galas para decirle a las nuevas generaciones: “Aquí estoy, de pie, después de 132 años, junto a la Inmaculada Concepción”.

Felicitar a la organización vecinal, por su trabajo constante, tocando puer014tas; muchas se abrieron, otras no tanto; recibimos el apoyo de varias empresas privadas y el importante aporte de muchas personas, asistiendo a varias actividades convocadas por la Junta, con el fin de recaudar fondos para las necesidades de la edificación y su administración.

¡Ahora sí, conservemos la Ermita de El Llano de Alajuela. ¡Continuemos con la misión de nuestros abuelos! No abandonemos nuestro patrimonio cultural y arquitectónico.

|

Pared norte Ermita El Llano, Alajuela, Costa Rica.

Publicado mayo 29, 2015 por José Manuel Morera Cabezas en Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: